Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Nueva jornada de protestas en Irán

Publicado

el

Foto: Internet

Irán vive una nueva jornada de protestas en varias ciudades por la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por llevar mal el velo, unas movilizaciones que entran en su cuarta semana.

Tras tres días de asueto sin protestas -el miércoles fue festivo y jueves y viernes son el fin de semana en el país persa- la semana iraní comenzó con llamadas a movilizaciones por parte de centros universitarios y activistas.

En los alrededores de la prestigiosa Universidad de Sharif de Teherán pequeños grupos de jóvenes y mujeres sin velos se arremolinaban en esquinas desde las que lanzaban eslóganes, en medio de una fuerte presencia policial, con docenas de antidisturbios por la zona.

“¡Apoyen, apóyenos policía!”, gritaba una mujer que no llevaba velo en las inmediaciones del centro universitario a los agentes antidisturbios presentes para que se uniesen a los manifestantes.

En un tenso ambiente, algunas personas discutían con policías, mientras los primeros gases lacrimógenos comenzaban a oscurecer las calles.

Amini, de 22 años, murió el 16 de septiembre tras ser detenida tres días antes por la llamada Policía de la moral en Teherán por considerar que llevaba mal puesto el velo islámico.

La estatal Organización de Medicina Forense de Irán afirmó ayer viernes -y por lo tanto festivo- que Amini murió por una dolencia previa y no por por golpes de la policía.

El informe forense del organismo estatal determinó que el fallecimiento de la joven se debió a un fallo multiorgánico tras hipoxia (disminución de oxígeno) cerebral y no fue “causada por golpes en la cabeza y órganos vitales y extremidades del cuerpo”.

La muerte de Amini ha desatado unas protestas que se suceden desde entonces y han ido mutando desde grandes movilizaciones con mujeres quemando velos fuertemente reprimidas por las fuerzas de seguridad a las universidades e incluso a colegios en los que las niñas se quitan los velos.

Esos choques causaron 41 muertos según el recuento de la televisión estatal de la semana pasada, pero la ONG Irán Human Rights, con base en Oslo, eleva la cifra a 92.

Internacionales

Estado Islámico anuncia la muerte de su líder y nombra nuevo califa

Publicado

el

Foto: Internet

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) anunció la muerte de su líder, Abu al Hasan al Qurashi, que fue nombrado por la organización el pasado marzo, y designó a Abu al Husein al Huseini al Qurashi como el nuevo ‘califa‘, según un audio difundido por la productora audiovisual Al Furqan, afín a los yihadistas.

“Lamento anunciar a los musulmanes y a los soldados del califato islámico la muerte del príncipe de los creyentes, Abu Hassan Al Hashemi Al Korashi, durante una batalla donde estaba combatiendo a los enemigos de Alá”, dijo en el audio el portavoz del EI, Abu Omar al Mohajer.

Asimismo, anunció que, tras una reunión de la cúpula de la organización, se acordó “nombrar a Abu al Husein al Huseini al Qurashi como califa de los musulmanes”, en referencia al apodo del nuevo líder, del que se desconoce su nombre real y su función en el EI hasta el momento.

El portavoz no ofreció detalles de cómo ni dónde murió el líder de la organización, que había permanecido en las sombras tras ser nombrado el pasado mes de marzo, después de que su predecesor falleciera a principios de febrero en una operación estadounidense en el noroeste de Siria.

La última información sobre el fallecido líder del EI fue ofrecida el pasado junio por el portal informativo turco Odatv, que aseguró que el califa había sido detenido en Estambul un mes antes en una operación internacional preparada en secreto, si bien este extremo no fue confirmado oficialmente.

Esta representa la segunda muerte en un año de un líder del Estado Islámico.

El anterior, Abu Ibrahim al Hashimi al Qurashi, murió el 3 de febrero en una operación de las fuerzas especiales de Estados Unidos en una casa de la provincia siria de Idlib, un bastión de la oposición siria en el noroeste del país.

Al Qurashi había sido proclamado califa por el Estado Islámico en 2019, tras el deceso de su antecesor, Abu Bakr al Bagdadi, en otra operación estadounidense, pero durante su tiempo al frente de una organización debilitada y despojada de los amplios territorios que había llegado a conquistas en Siria e Irak no se conoció su rostro ni se escuchó su voz.

Desde la muerte de Al Bagdadi, los líderes de Estado Islámico han sido apodados Al Qurashi, en referencia a la tribu de Quraish (o Coraichitas, en español), a la que perteneció el profeta Mahoma, y que los dos últimos líderes han empleado para darse legitimidad.

Continuar leyendo