Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

AMLO pide a gobierno de EU aclarar estatus de ‘La Barbie’

Publicado

el

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió al gobierno de Estados Unidos aclarar la situación legal y paradero de Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, luego de que el día lunes se informará que el narcotraficante ya no aparece bajo custodia en el registro del Buró Federal de Prisiones de Estados Unidos.

En la conferencia de prensa mañanera, el mandatario consideró que Valdez Villarreal no tendría por qué salir de prisión y si es así, tendría que enfrentar la justicia en México.

“Miren esto que está pasando en Estados Unidos, está raro, con este señor Villarreal que alguien da a conocer que ya no está en los registros de los presos y queremos saber dónde está y se ha hecho la consulta y no hay precisión sobre el tema, pero vamos a seguir pidiendo que nos informen”, dijo.

El Presidente afirmó que Estados Unidos tiene que aclarar “lo más pronto posible” la situación legal de La Barbie, ya que el delincuente tiene órdenes de aprehensión en México.

“Aquí sí, pero el asunto es lo de Estados Unidos… Sí, pero se han dado casos en donde incluso se llevan a cabo extradiciones también con condenas de muchos años y allá hacen arreglos y ya no regresan, los liberan… No tiene porqué salir, pero la condena es a muchos años, solamente que haya un acuerdo. Si se da el acuerdo, de todas maneras tendríamos que actuar si hay denuncias en México, pues hay que actuar”, puntualizó.

En el Buró Federal de Prisiones de EU (BOP), aparece que Valdez, con número de registro 05658-748 ya no está bajo custodia.

Aunque se desconoce el motivo de su liberación; todo apunta a dos posibles escenarios, que “La Barbie” esta participando activamente como testigo en algún caso criminal o que forma parte de un programa de protección a testigos.

Internacionales

Suman 95 muertos tras atentado a mezquita policial en Pakistán

Publicado

el

Al menos 95 personas murieron y más de 200 resultaron heridas en un atentado en la mezquita del cuartel general de la policía de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, donde los socorristas continuaban este martes retirando cuerpos de los escombros. El ataque ocurrió el lunes durante las oraciones vespertinas en esta ciudad, cerca de zonas fronterizas con Afganistán donde ha crecido la militancia islamista.

El ministro jefe de la provincia, Muhammad Azam Khan, confirmó que fue un atentado suicida y comunicó un nuevo balance de 95 muertos y más de 221 heridos. Más del 90% de las víctimas eran policías, según el jefe de la policía, Muhammad Ijaz Khan.

Muhammad Asim Khan, vocero del hospital Lady Reading, en Peshawar, dijo que por la noche llegaron más cuerpos de víctimas y estiman hasta 100 muertos tras el ataque. 

Al menos 20 de los policías muertos fueron sepultados tras una ceremonia de oración, con sus ataúdes colocados en fila y cubiertos con la bandera paquistaní. Shahid Ali, un policía sobreviviente del atentado, dijo que la explosión ocurrió segundos después de que el imán comenzara las oraciones.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque, que se da en medio de un deterioro de la seguridad en el país. “Los terroristas quieren crear el temor atacando a quienes cumplen el deber de defender a Pakistán”, declaró en un comunicado el primer ministro Shehbaz Sharif.

Pakistán enfrenta en los últimos meses un deterioro de la situación de seguridad, en particular desde que los talibanes recuperaron el poder en Afganistán en agosto de 2021. Tras varios años de una calma relativa, volvieron a producirse atentados de la rama pakistaní de los talibanes, Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), de la fracción del Estado Islámico en Afganistán (ISIS-K) y de grupos separatistas baluchíes. 

El cuartel policial de Peshawar es uno de los sitios más resguardados de la ciudad, con oficinas de inteligencia y antiterrorismo en sus instalaciones. Varias provincias del país aumentaron el nivel de alerta tras la explosión, con el refuerzo de los puestos de control y el envío de fuerzas adicionales de seguridad.

En Islamabad, la capital, se instalaron francotiradores en los edificios y entradas a la ciudad. El atentado ocurrió el día en que el presidente de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed Al Nahyan, tenía previsto visitar Islamabad, pero el viaje fue cancelado a última hora por el mal tiempo.

Pakistán también se prepara para recibir el martes una delegación del Fondo Monetario Internacional para negociar un crucial préstamo para evitar caer en impago de su deuda.nEl secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó el lunes el atentado y lo calificó de “repugnante”, mientras que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, envió sus condolencias por el “horroroso ataque”.

Continuar leyendo