Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Presenta Arturo Zaldívar proyecto para sancionar feminicidios

Publicado

el

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, presentó un proyecto de iniciativa de Ley General para Prevenir, Investigar, Sancionar y Reparar el Feminicidio; así como reformas al artículo 73 para agregar delitos como secuestro o trata de personas. Además, esta ley obliga a emitir un protocolo nacional de investigación de feminicidios.

“No pueden seguir matando impunemente a las niñas y mujeres mexicanas, y las autoridades no podemos seguir mirando hacia otro lado ante los feminicidios que se registran en el país”, señaló.
Afirmó que el país vive una tragedia colectiva, mediante la cual entre 10 y 11 mujeres son asesinadas de manera violenta todos los días.

En el marco de la Agenda Legislativa para la Prevención de la Violencia contra la Mujer y el Feminicidio, el ministro Zaldívar se pronunció por abrir el diálogo y construir soluciones para resolver este “problema tan grave que son los feminicidios”.

Indicó que uno de los problemas que estructuralmente tiene el feminicidio es que no está definido de manera adecuada y uniforme, pues cada estado lo conceptualiza de una forma diferente y generando múltiples inconvenientes, entre ellos:

“No pueden seguir matando impunemente a las niñas y mujeres mexicanas y las autoridades no podemos seguir mirando hacia otro lado. Tenemos un compromiso con la gente, sobre todo, con las mujeres y niñas de México. (…) Me parece que un asunto de tal gravedad, que llena de dolor y sufrimiento a miles de familias mexicanas, todos los poderes del Estado debemos estar del mismo lado, aquí no debe haber intereses partidistas, personales, no debe haber ninguna otra razón sino simplemente el avanzar a revertir este mal que no podemos seguir tolerando”, mencionó.

Mencionó que, para responder a esto, en la Corte, aunque no tiene la facultad de iniciativa, se elaboró un proyecto de Ley General para prevenir, investigar, sancionar y reparar el feminicidio.

Precisó que la ley no es solamente punitiva, pues establece medidas de prevención, reglas especiales para la investigación, así como medidas de asistencia, protección y reparación integral, “no es una ley punitivista, sino que es una ley que busca prevenir y una reparación integral”.

Indicó también que esta ley establece un Protocolo Nacional de Investigación de Feminicidios.

Dijo que para generar una reflexión colectiva y visibilizar este fenómeno, la SCJN produjo la serie El Caníbal de Atizapán, que se transmitió recientemente y tuvo un enorme éxito en la población, con un alcance de 27.6 millones de personas.

Reconoció que con esta serie se logró el objetivo de “generar una reflexión, de conmocionar a la sociedad y de hacer entender que la única manera de avanzar es con una alianza entre las autoridades y la sociedad”.

En entrevista, se refirió al tema de usos y costumbres que aparece en su propuesta y aclaró que se deben respetar, “pero no pueden estar por encima de los derechos humanos”, relató.

Por otra parte, Olga Sánchez Cordero, presidenta del Senado, declaró que ninguna sociedad puede aspirar a la justicia cuando se permite que el feminicidio, que es la más extrema de las violencias contra las mujeres, niñas y adolescentes, se normalice.

Por ello, propuso la creación de una Comisión Nacional Anti-Homicidios y Anti-Feminicidios, que permita superar las limitaciones que actualmente tiene el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), así como la homologación del feminicidio en todas las entidades federativas.

Asimismo, Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara de Diputados, se comprometió a socializar con la bancada de Morena y las demás fuerzas políticas en San Lázaro la propuesta del ministro Arturo Zaldívar, para que se analice, discuta y, en su caso, se apruebe.

Internacionales

El Salvador abre cárcel para pandilleros, la más grande de Latinoamérica

Publicado

el

 En El Salvador entró en funciones el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT), la cárcel más grande de Latinoamérica y construida para la reclusión de integrantes de pandillas, a los que las autoridades responsabilizan de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

La nueva megacárcel donde serán recluidos 40 mil presuntos pandilleros es una “pieza fundamental” para ganar la guerra a la delincuencia en El Salvador, afirmó la noche del miércoles el presidente Nayib Bukele, tras recibir elogios y críticas al presentar la prisión.

La gigantesca prisión, en una aislada zona rural y dotada de mucha tecnología, es la “más grande de América”, según el gobierno salvadoreño. Fue construida en virtud del régimen de excepción con el cual Bukele combate a las violentas maras o pandillas, que antes controlaban la mayor parte del territorio salvadoreño.

El presidio “de máxima seguridad”, cuyo costo no ha sido revelado, fue construido en un predio de 166 hectáreas, 23 de las cuales alojan una decena de pabellones, explicó el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez

Cuenta con muros de concreto reforzado, celdas con barrotes de acero en las ventanas, cámaras de seguridad por doquier, escáner de cuerpo entero para quienes ingresen al lugar, siete torres de vigilancia y un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros, que será vigilado día y noche por 600 soldados y 250 policías.

Guardias armados con pistolas y fusiles de asalto estarán a cargo de la vigilancia de los reos. Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.

Bukele denunció que los gobiernos anteriores “tenían a los pandilleros (presos) con prostitutas, con (equipos de) PlayStation, con pantallas, con teléfonos celulares, con computadoras (…), premiando al delincuente”.

Los masivos arrestos, criticados por organizaciones de derechos humanos, se amparan en un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial. Fue aprobado por el Congreso a instancias de Bukele en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo pasado.

En el marco del régimen de combate a pandillas, un sondeo de la firma CIG-Gallup reveló que 90% de los salvadoreños evalúa bien o muy bien la gestión de Bukele.

  • El penal será vigilado por guardias armados con pistolas y fusiles de asalto.
  • Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.
  • El penal es cercado con un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros.
Continuar leyendo