Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Nacionales

La abundancia de Karime Macías no tiene límites

Según el diario Reforma, Macías y Duarte acumulan 90 propiedades distribuidas en México y el mundo.

Publicado

el

Foto: Crónica de Veracruz

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y su esposa, Karime Macías cuentan con más de 90 propiedades distribuidas en México, España y Estados Unidos, según la publicación del diario Reforma.

De acuerdo con la indagatorias de la Procuraduría General de la República y la Procuraduría General de Veracruz se han logrado ubicar más de 40 propiedades en todo México y otras 50 en ciudades de EUA y España.

Según reportes de la Fiscalía de Veracruz la pareja cuenta con 23 departamentos en Florida y otras 18 propiedades en Homestead, Florida City, Cutler Bay y Coral Gables.

En México, se hallaron propiedades a nombre de Duarte y pretanombres en Campeche, Cancún, Ixtapa, Boca del Río, Valle de Bravo y la Ciudad de México.

Sin embargo, se reveló que la esposa del exgobernador adquirió una mansión de 7 millones de dólares en Miami con dinero del erario público y según el Reforma, cuando se realizó la transacción el inmueble costaba 7 millones de dólares y ahora cuesta alrededor de 9 millones.

La casa se ubica en 277 Merinero Court de Miami, Florida, y cuenta con 7 recámaras, 9 baños y una alberca. La propiedad represente uno de 41 bienes que el exmandatario de Veracruz cuenta ha adquirido en el extranjero.

Nacionales

Perrita nada 220 kilómetros para llegar a plataforma petrolera

Publicado

el

Un insólito hecho ocurrió en una plataforma petrolera aislada en medio del océano, luego de que trabajadores vislumbraran a lo lejos a un perro que se acercaba a ellos nadando.

La plataforma se encuentra a 220 kilómetros de la costa, por lo que ninguno de los empleados creía lo que estaba viendo, hasta que finalmente apoyaron al animal para sacarlo del agua.

“Lo encontramos tratando de nadar hacia nuestra plataforma, que está aproximadamente a 220 kilómetros de la costa. Afortunadamente, el mar estaba bastante quieto porque el viento estaba en calma. Acabamos viendo su pequeña cabeza, pero si las olas fueran más grandes, creo que probablemente no lo habríamos notado en absoluto”, señaló uno de los trabajadores.

Aún atónitos, los trabajadores le dieron de comer y le colocaron un pequeño refugio improvisado para que pudiera descansar.

“Cuando lo llevamos a bordo por primera vez, parecía deprimido y cansado por estar en el agua durante mucho tiempo. Había perdido mucho peso. Cuando le dimos agua y minerales, sus síntomas mejoraron y comenzó a sentarse y caminar normalmente”, finalizó.

FUENTE: ADN40

Continuar leyendo