Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Italiano viaja a África en busca de mujer que conoció por Internet y termina secuestrado

Publicado

el

El empresario italiano de 64 años, Claudio Formenton, viajó a Costa de Marfil en noviembre, un grupo de criminales lo secuestró por tres días hasta que la policía logró liberarlo en una redada. 

Formeton había dicho a su familia que viajaba a dicho país a ayudar misioneros con trabajo humanitario, sin embargo, los fiscales italianos creen que habría caído en una trampa por un supuesto perfil falso que se hizo pasar por una mujer joven marfileña.

Los fiscales de Roma, creen que el empresario pudo haber sido engañado, el informe habla de un contacto por redes sociales del italiano con alguien que presumía ser una mujer marfileña llamada Olivia Martens.

Según la información brindada por la fiscalía romana, durante meses la pareja mantuvo conversaciones y habría desarrollado una relación romántica. 

El italiano habría recibido un pedido de ayuda por parte de Martens, que le habría dicho que tenía problemas legales y que necesitaba asistencia financiera.

El 27 de noviembre, Formenton, propietario de una empresa de procesamiento de mármol, en Fosso, Italia, se tomó una semana de vacaciones, y avisó a su familia que viajaría a Costa de Marfil para trabajar en una comunidad misionera en Abiyán, en el sur del país.

Apenas salió del aeropuerto se encontró con un taxista esperándolo sosteniendo una placa con las palabras “Formenton” y, pensando que era un colaborador de los misioneros, subió al auto. Luego comenzó una odisea, donde el empresario fue trasladado por diversos lugares hasta llegar a un hotel en Bonoua, al este de Abiyán.

El plan de los criminales fue desbaratado en tres días, al llegar un gran grupo de agentes locales que irrumpieron en el establecimiento donde tenían retenida a la víctima, quienes lo lograron liberar el 2 de diciembre.

El mes anterior, el abogado Stefano Marrone expresó a los medios locales, que el italiano había ido a Costa de Marfil para hacer trabajo voluntario: “Estaba en contacto con misioneros locales. Durante años ha estado haciendo trabajo voluntario en nombre de las poblaciones de los países pobres, especialmente en África”.

Luego del secuestro, el abogado dijo: “Es alguien que hace todo lo que puede por los demás, siempre dispuesto a echar una mano a todos. Tiene un fuerte apego a la religión. Fue objeto de un secuestro repentino, que afortunadamente se resolvió sin consecuencias”.

Al retornar a Italia, la Fiscalía de Roma, responsable del secuestro de compatriotas en el extranjero, comenzó una investigación y, al cruzar datos entre las declaraciones de Formenton con sus propios datos, se empezó a mostrar una segunda versión de la visita del empresario a Costa de Marfil, en la cual no habría solamente visitado el país por ayuda humanitaria, sino también por el encuentro con una joven que nunca llegó a conocer.

Olivia Martens, según el perfil en redes, era una chica marfileña que le había hablado a Formenton de sí misma pero también de las dificultades para pagar a abogados que tuvieron que ayudarla a resolver problemas legales. El italiano habría rechazado las peticiones de dinero, pero habría aceptado la idea de visitarla en Costa de Marfil, aprovechando la colaboración con los misioneros.

El secuestro, respondería al resultado de una trampa, y los investigadores italianos dudan que la joven marfileña exista realmente.

El empresario veneciano no es la única víctima de la misteriosa Olivia Martens: los investigadores sospechan que, a través de las redes sociales, ha atraído a otros italianos adinerados.


 

Internacionales

El Salvador abre cárcel para pandilleros, la más grande de Latinoamérica

Publicado

el

 En El Salvador entró en funciones el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT), la cárcel más grande de Latinoamérica y construida para la reclusión de integrantes de pandillas, a los que las autoridades responsabilizan de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

La nueva megacárcel donde serán recluidos 40 mil presuntos pandilleros es una “pieza fundamental” para ganar la guerra a la delincuencia en El Salvador, afirmó la noche del miércoles el presidente Nayib Bukele, tras recibir elogios y críticas al presentar la prisión.

La gigantesca prisión, en una aislada zona rural y dotada de mucha tecnología, es la “más grande de América”, según el gobierno salvadoreño. Fue construida en virtud del régimen de excepción con el cual Bukele combate a las violentas maras o pandillas, que antes controlaban la mayor parte del territorio salvadoreño.

El presidio “de máxima seguridad”, cuyo costo no ha sido revelado, fue construido en un predio de 166 hectáreas, 23 de las cuales alojan una decena de pabellones, explicó el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez

Cuenta con muros de concreto reforzado, celdas con barrotes de acero en las ventanas, cámaras de seguridad por doquier, escáner de cuerpo entero para quienes ingresen al lugar, siete torres de vigilancia y un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros, que será vigilado día y noche por 600 soldados y 250 policías.

Guardias armados con pistolas y fusiles de asalto estarán a cargo de la vigilancia de los reos. Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.

Bukele denunció que los gobiernos anteriores “tenían a los pandilleros (presos) con prostitutas, con (equipos de) PlayStation, con pantallas, con teléfonos celulares, con computadoras (…), premiando al delincuente”.

Los masivos arrestos, criticados por organizaciones de derechos humanos, se amparan en un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial. Fue aprobado por el Congreso a instancias de Bukele en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo pasado.

En el marco del régimen de combate a pandillas, un sondeo de la firma CIG-Gallup reveló que 90% de los salvadoreños evalúa bien o muy bien la gestión de Bukele.

  • El penal será vigilado por guardias armados con pistolas y fusiles de asalto.
  • Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.
  • El penal es cercado con un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros.
Continuar leyendo