Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Nacionales

Rusia enviará 32 millones de su vacuna para COVID a México; llegaran en noviembre

Publicado

el

Foto: Internet

El fondo de riqueza soberana de Rusia confirmó este 9 de septiembre la firma de un acuerdo con el fin de exportar 32 millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19, Sputnik V, a la farmacéutica Landsteiner Scientific, en México.

El proceso de entrega del medicamento comenzará a partir del mes de noviembre, de acuerdo con un comunicado del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

Sin embargo, para que este procedimiento inicie, primero deberá obtener la aprobación de las autoridades regulatorias del país, que en este caso es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

A pesar de la polémica que ha suscitado esta vacuna, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, confirmó a inicios de este mes que México podrá participar en la Fase III de esta vacuna en el mes de octubre, aunque primero se deben esperar los resultados de las etapas previas.

La Sputnik V había estado en medio de la polémica, debido a que Rusia anunció que tenía la vacuna contra el nuevo coronavirus, pero sin haber aportado detalles de las pruebas clínicas, algo que generó mucha inquietud en el mundo científico.

Tras esas complicaciones, hace unos días se publicó un estudio en la revista médica británica The Lancet, donde se reportó que la vacuna desarrollada por científicos rusos no había provocado incidentes adversos y había generado anticuerpos, según los resultados preliminares de los ensayos clínicos.

El estudio detalló los primeros hallazgos arrojados por dos ensayos clínicos en su fase temprana, en los cuales participaron 76 personas. Así, el grupo de expertos encontró que dos formulaciones de una vacuna que consta de dos partes fueron “seguras”, pues no identificaron reacciones adversas de gravedad en más de 42 días e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días.

En las pruebas se debilitaron los adenovirus a fin de que no se puedan replicar en células humanas y no puedan provocar enfermedades (ya que, en general, causan habitualmente el resfriado común). Ese tipo de vectores de adenovirus ya se han empleado en muchos ensayos clínicos de manera segura, según el estudio.

De acuerdo con el documento, estas vacunas tienen como objetivo estimular ambos brazos del sistema inmune: los anticuerpos y las respuestas de las células T, de forma que ataquen el virus cuando circule por el organismo y también las células infectadas por el Sars-CoV-2.

Sin embargo, según Bloomberg, un grupo de científicos internacionales cuestionó los resultados y señaló que algunos de los hallazgos parecían improbables, especialmente sobre los niveles “aparentemente idénticos de anticuerpos en varios participantes del estudio que fueron inoculados con la vacuna experimental”.

Este y otros patrones en los datos presentan “varias causas diferentes de inquietud”, según una carta abierta escrita por el profesor de la Universidad de Temple Enrico Bucci y firmada por más de una docena de científicos.

Por otra parte, cabe recordar que esta noticia llega un día después de que AstraZeneca diera a conocer que suspendió la Fase III de los ensayos clínicos de su vacuna por “posibles reacciones adversas” en un participante en el Reino Unido.

Acerca de este asunto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, pidió a la población “no anticipar vísperas” ni desconfiar de los estudios que cumplen con estándares éticos internacionales, aunque aceptó que tal determinación podría retrasar la llegada de la vacuna al país.

Fuente: Infobae

Continuar leyendo
Publicidad ADO

Nacionales

El burro no desaparecerá: UNAM

Aun cuando el número de burros ha disminuido no están en peligro de extinción, aseguró especialista de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Publicado

el

Foto: Internet

Aun cuando el número de burros ha disminuido no están en peligro de extinción, aseguró el especialista de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, Mariano Hernández Gil, quien explicó que su decremento puede deberse a que en los censos se reportan los animales que están en las unidades de trabajo rural, pero las personas suelen tener más de ellos en cerros y montañas.

Expuso que de acuerdo con el INEGI, de 1994 a 2010 el número de estos équidos se redujo en 61.9 por ciento, al pasar de un millón 527 mil ejemplares a 581 mil.

La urbanización, explicó, ha generado que en algunas zonas de México se pueda prescindir de ellos, pero en otras contribuye a la seguridad alimentaria, al desarrollo sostenible y a reducir la vulnerabilidad de las personas.

“Los burros están lejos de desaparecer porque todavía son muy útiles y son muy apreciados en términos económicos y afectivos, en muchas partes del país”.

El también jefe del Departamento de Medicina, Cirugía y Zootecnia para Équidos de la FMVZ manifestó que otra razón de su disminución puede ser que existe un mercado para la piel del burro a nivel global, ya que en China se le utiliza para elaborar “eijao” al que se le atribuyen efectos benéficos para la salud.

“La colágena de la piel de burro es muy especial y este producto lo elaboran con ella. Sí es real, hay reportes suficientes de esta demanda a nivel mundial de piel de burro, por parte de China”, dijo el experto.

Con ella se elabora una “gelatina exótica” o “tónico de la sangre” que se usa para la anemia, dolores menstruales o tos severa, aunque también se utiliza para mejorar el rendimiento físico, según anuncios de Internet.

En algunos países de África, agregó el universitario, se ha prohibido el sacrificio de asnos al darse cuenta que si acababan con ellos eliminarían a un actor importante en la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible de muchas comunidades.

Hace un par de años, ante el boom de este mercado, su valor en México pasó de 300 a tres mil o seis mil pesos. Sin embargo, en poco tiempo, las comunidades se dieron cuenta de su papel fundamental. “Hoy les preguntas a las personas por qué no venden su burro y te contestan que lo necesitan”.

En regiones semiáridas de nuestro país, prosiguió el también maestro en Ciencias, hay lugares donde sólo pueden sembrar maíz a pie o en burro; además, existen comunidades donde principalmente mujeres, niños y adultos mayores lo requieren para el abastecimiento de agua, leña y forraje para otros animales.

“Los caballos y las mulas son más grandes, más fuertes y más reactivos que los burros y resultan menos manejables. Por su tamaño, su nobleza y porque tiende a establecer vínculos más fuertes, el burro es más usado”, expresó.

Cada vez son más utilizados como animales de compañía; en algunos países como Inglaterra surgieron iniciativas como Donkey Sanctuary que preservan lugares para su descanso y conservación.

En la Universidad Nacional desde hace 35 años se tiene el programa Donkey Sanctuary UNAM, a cargo de la FMVZ, y en colaboración con comunidades trabaja a favor del bienestar, desempeño y conservación del burro.

Tiene presencia en 13 estados de la República, que concentran el 75 por ciento de la población de esa especie: Veracruz, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Querétaro y San Luis Potosí, entre otros.

Continuar leyendo