Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Un millón rechaza reforma de las pensiones en Francia

Publicado

el

Más de un millón de personas salieron a la calle ayer en Francia en una jornada de huelga contra el proyecto de retrasar la edad de jubilación a 64 años del presidente Emmanuel Macron, quien se juega su crédito político.

De Marsella a Nantes, pasando por París, una marea de personas se manifestaron contra una reforma que consideran injusta, pero que el gobierno defiende como la única manera de evitar un futuro déficit en la caja de las pensiones: “¡Nos están tomando el pelo! No saben lo que es trabajar hasta los 64 años en estas condiciones y bien podrían encontrar el dinero en otra parte, sobre todo gravando el capital”, aseguró a AFP Manon Marc, animadora escolar, en París.

Aunque el Ministerio del Interior cifró en 1.12 millones el número de manifestantes, muy por debajo de los “más de 2 millones” anunciado por el sindicato CGT, se superó el objetivo de un millón de los organizadores.

La primera ministra, Élisabeth Borne, destacó el “buen” desarrollo de las protestas, pero no dio muestras de dar marcha atrás: “Sigamos debatiendo y convenciendo”, tuiteó.

“La movilización es la imagen de lo que leemos en las encuestas, es decir, que una gran mayoría de los ciudadanos de este país están en contra de esta reforma”, afirmó Philippe Martínez, secretario general de la Confederación general del trabajo (CGT) francesa.

Algunos de los manifestantes causaron incidentes y destrozos, por los que fueron detenidas 38 personas. La de París fue la demostración de músculo más importante de la jornada.

“Emmanuel Macron quiere que muramos en el puesto”, asegura Hamoudi, un basurero de París, que gritó “¡No!” a trabajar más años, como desea el presidente francés: “Nos levantamos muy temprano. Algunos de mis compañeros se levantan a las tres de la madrugada. Trabajar hasta los 64 años, francamente, es demasiado”, se quejó Hamoudi, de 43 años.

“Nunca me había manifestado porque no me había sentido realmente afectada y ahora, que tengo más de 40 años, lo siento realmente”, confiesa Aurélie David, una cuidadora de niños en Nantes (oeste), de 42 años.

Internacionales

El Salvador abre cárcel para pandilleros, la más grande de Latinoamérica

Publicado

el

 En El Salvador entró en funciones el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT), la cárcel más grande de Latinoamérica y construida para la reclusión de integrantes de pandillas, a los que las autoridades responsabilizan de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

La nueva megacárcel donde serán recluidos 40 mil presuntos pandilleros es una “pieza fundamental” para ganar la guerra a la delincuencia en El Salvador, afirmó la noche del miércoles el presidente Nayib Bukele, tras recibir elogios y críticas al presentar la prisión.

La gigantesca prisión, en una aislada zona rural y dotada de mucha tecnología, es la “más grande de América”, según el gobierno salvadoreño. Fue construida en virtud del régimen de excepción con el cual Bukele combate a las violentas maras o pandillas, que antes controlaban la mayor parte del territorio salvadoreño.

El presidio “de máxima seguridad”, cuyo costo no ha sido revelado, fue construido en un predio de 166 hectáreas, 23 de las cuales alojan una decena de pabellones, explicó el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez

Cuenta con muros de concreto reforzado, celdas con barrotes de acero en las ventanas, cámaras de seguridad por doquier, escáner de cuerpo entero para quienes ingresen al lugar, siete torres de vigilancia y un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros, que será vigilado día y noche por 600 soldados y 250 policías.

Guardias armados con pistolas y fusiles de asalto estarán a cargo de la vigilancia de los reos. Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.

Bukele denunció que los gobiernos anteriores “tenían a los pandilleros (presos) con prostitutas, con (equipos de) PlayStation, con pantallas, con teléfonos celulares, con computadoras (…), premiando al delincuente”.

Los masivos arrestos, criticados por organizaciones de derechos humanos, se amparan en un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial. Fue aprobado por el Congreso a instancias de Bukele en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo pasado.

En el marco del régimen de combate a pandillas, un sondeo de la firma CIG-Gallup reveló que 90% de los salvadoreños evalúa bien o muy bien la gestión de Bukele.

  • El penal será vigilado por guardias armados con pistolas y fusiles de asalto.
  • Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.
  • El penal es cercado con un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros.
Continuar leyendo