Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Protestas contra mina en Alemania termina en enfrentamientos

Publicado

el

Policías y grupos de manifestantes se enfrentaron ayer durante una concentración contra la expansión de una mina de carbón a cielo abierto en Lützerath, en el oeste de Alemania, que contó con la presencia de la activista sueca Greta Thunberg.

Al margen de una manifestación que reunió a varios miles de personas —35 mil, según los organizadores y 15 mil, según la policía—, cientos de militantes anticarbón trataron de cruzar a zonas prohibidas de una mina de lignito, informaron las fuerzas de seguridad.

Anteriormente, periodistas fueron testigos de enfrentamientos entre grupos de manifestantes y las fuerzas de seguridad, contra las que se lanzaron artefactos pirotécnicos y piedras, según medios locales.

Una hilera de policías en uniforme antidisturbios protegía los bordes del foso, de decenas de metros de profundidad, al que se estaban acercando los manifestantes.

El colectivo Lützerath lebt! (¡Lützerath vive!) mencionó decenas de heridos entre los activistas, debido a mordeduras de perro, cañones de agua y gas lacrimógeno.

Al menos 20 activistas fueron trasladados al hospital, declaró Birte Schramm, socorrista del movimiento que ocupa el pueblo. Schramm precisó que algunos de ellos fueron “golpeados por la policía en el estómago y en la cabeza” y que sufrían de heridas que podían “poner su vida en peligro”.

Los manifestantes se dispersaron en pequeños grupos por los campos que hay en los alrededores de la mina, bajo una lluvia torrencial.

La marcha se organizó en apoyo a los activistas que ocupan el lugar, abandonado, y estuvo simbólicamente encabezada por la activista sueca Greta Thunberg.

Según lo previsto, el emplazamiento de Lützerath, situado en la cuenca renana, entre Düsseldorf y Colonia, desaparecerá para que se pueda ampliar la mina de lignito explotada por la compañía de energía alemana RWE.

Las fuerzas de seguridad habían reanudado a primera hora de la mañana los trabajos de desmantelamiento del campamento. El viernes por la noche, quedaban en el sitio entre 20 y 40 activistas, dijo un portavoz del movimiento.

La operación de evacuación, que comenzó esta semana, movilizó refuerzos policiales de toda Alemania.

El movimiento fue apoyado por acciones de protesta en todo el país.

El partido, que forma parte de la coalición gobernante en Alemania con los socialdemócratas del canciller Olaf Scholz y el liberal FDP, es blanco de duras críticas por parte de activistas que lo acusan de traición por haber firmado un compromiso con RWE que “permite destruir Lützerath”.

Internacionales

Suman 95 muertos tras atentado a mezquita policial en Pakistán

Publicado

el

Al menos 95 personas murieron y más de 200 resultaron heridas en un atentado en la mezquita del cuartel general de la policía de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, donde los socorristas continuaban este martes retirando cuerpos de los escombros. El ataque ocurrió el lunes durante las oraciones vespertinas en esta ciudad, cerca de zonas fronterizas con Afganistán donde ha crecido la militancia islamista.

El ministro jefe de la provincia, Muhammad Azam Khan, confirmó que fue un atentado suicida y comunicó un nuevo balance de 95 muertos y más de 221 heridos. Más del 90% de las víctimas eran policías, según el jefe de la policía, Muhammad Ijaz Khan.

Muhammad Asim Khan, vocero del hospital Lady Reading, en Peshawar, dijo que por la noche llegaron más cuerpos de víctimas y estiman hasta 100 muertos tras el ataque. 

Al menos 20 de los policías muertos fueron sepultados tras una ceremonia de oración, con sus ataúdes colocados en fila y cubiertos con la bandera paquistaní. Shahid Ali, un policía sobreviviente del atentado, dijo que la explosión ocurrió segundos después de que el imán comenzara las oraciones.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque, que se da en medio de un deterioro de la seguridad en el país. “Los terroristas quieren crear el temor atacando a quienes cumplen el deber de defender a Pakistán”, declaró en un comunicado el primer ministro Shehbaz Sharif.

Pakistán enfrenta en los últimos meses un deterioro de la situación de seguridad, en particular desde que los talibanes recuperaron el poder en Afganistán en agosto de 2021. Tras varios años de una calma relativa, volvieron a producirse atentados de la rama pakistaní de los talibanes, Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), de la fracción del Estado Islámico en Afganistán (ISIS-K) y de grupos separatistas baluchíes. 

El cuartel policial de Peshawar es uno de los sitios más resguardados de la ciudad, con oficinas de inteligencia y antiterrorismo en sus instalaciones. Varias provincias del país aumentaron el nivel de alerta tras la explosión, con el refuerzo de los puestos de control y el envío de fuerzas adicionales de seguridad.

En Islamabad, la capital, se instalaron francotiradores en los edificios y entradas a la ciudad. El atentado ocurrió el día en que el presidente de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed Al Nahyan, tenía previsto visitar Islamabad, pero el viaje fue cancelado a última hora por el mal tiempo.

Pakistán también se prepara para recibir el martes una delegación del Fondo Monetario Internacional para negociar un crucial préstamo para evitar caer en impago de su deuda.nEl secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó el lunes el atentado y lo calificó de “repugnante”, mientras que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, envió sus condolencias por el “horroroso ataque”.

Continuar leyendo