Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Nacionales

Proponen arresto y multa por mutilar animales con fines estéticos en CDMX

Publicado

el

Foto: Internet

El diputado local del Partido Acción Nacional, Federico Döring Casar, propuso que se castigue con hasta dos años de prisión, y de 50 a 100 días de multa, a aquellas personas que mutilen animales con fines estéticos en la capital del país.

“Presentamos esta reforma al Código Penal y a la Ley de Protección a los Animales para tipificar como una nueva pena esta mutilación estética de los animales, y que cualquier mutilación que no sea con un fin eminentemente médico, sea punible en la ciudad”, dijo en tribuna el legislador.

Se propone una sanción de seis meses a 12 años de prisión y 50 a 10 días de multa, esto es alrededor de 4 mil 224 a 8 mil 449.

Mencionó que su propuesta pretende replicar en la ciudad de México, lo que en otros congresos estatales se ha reformado respecto a este tema.

Destacó que uno de los procesos más comunes de fines estéticos y que no tienen un fin médico es el cortar la cola de un perro.

“Esto lo aprobó recientemente el estado de Veracruz a través del Congreso local. Nos parece que es una experiencia exitosa, que no ha sido atacada en vía de amparo por ningún particular, y en esa medida nos parece que puede este Congreso replicar, hacer suyo y aprender lo que otros congresos locales hacen bien para combatir el maltrato animal”, manifestó.

Döring Casar resaltó que su iniciativa va encaminada a establecer una cultura de protección y conservación de los animales, además de sentar precedentes legales al respecto.

“Ninguna persona o establecimiento mercantil podrán ofertar animales que hayan sufrido alguna mutilación no justificada médicamente”, expresó.

La iniciativa fue turnada a las Comisiones Unidas de Administración y Procuración de Justicia, y de Preservación del Medio Ambiente y Protección Ecológica.

Nacionales

Mató a su hijo porque “los demonios” se lo “ordenaron”

Publicado

el

Tisha Sanchez, una residente de Irving, Texas, fue arrestada tras encontrar el cuerpo de su hijo muerto el pasado fin de semana, cuando una llamada alertó sobre el asesinato del menor, de ocho años, quien era hijo de la mujer.

El Departamento de Policía de Irving investiga las circunstancias que señalan a la madre, de 30 años, como sospechosa del asesinato.

La llamada de alerta indica que la hermana de la sospechosa, identificada como Maria, llamó para notificar el incidente al creer que la mujer había matado al menor, su sobrino de ocho años, asfixiándolo con una almohada.

El incidente ocurrió la mañana de este domingo en la cuadra 2600 de Peach Tree Lane en donde los agentes llegaron tras recibir una llamada de la hermana de la sospechosa reportando que había alguien inconsciente.

Después, recibieron otra llamada de la misma persona que les dijo que su sobrino ya había muerto. Al llegar los agentes, comprobaron que se trataba de un menor.

El menor fue encontrado en una cama de una casa rodante detrás de una residencia, según indica el documento legal. Un oficial llegó a la escena y localizó al niño sin vida.

“Maria dijo que fue a la casa rodante para buscar al niño debido a los comentarios de su hermana y encontró al menor inconsciente en la cama y llamó al 911.”, se lee el documento legal.

La confesión de la inculpada refiere que cometió el hecho tras debido a que “demonios se lo habían ordenado”, aunque no se especificó si la mujer de 30 años, ya estaba diagnosticada con algún trastorno mental como esquizofrenia, enfermedad comúnmente asociada a “escuchar voces”.

Sanchez se encuentra en la cárcel de Irving con una fianza de dos millones de dólares y bajo cargos de asesinato.

Según registros oficiales, Sanchez previamente había enfrentado cargos por presuntamente resistir un arresto y agresión a un servidor público. Esos cargos provienen de un incidente en noviembre pasado cuando la policía fue llamada a una tienda de ropa cerca de la carretera estatal 183 sobre una madre que arrastraba a su hijo por la tienda, dijo la policía.

Los oficiales decidieron que ella necesitaba ayuda mental y la llevaron al Hospital Parkland Memorial en Dallas, dijo la policía. No estaba claro cuánto tiempo pasó en el hospital antes de ser dada de alta.

Continuar leyendo