Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Piloto estuvo perdido 36 días en el Amazonas

Antonio Sena pasó 36 días en el Amazonas después de que su avioneta se descompuso.

Publicado

el

FOTO: Internet.

El piloto brasileño Antonio Sena vivió una travesía luego de realizar un aterrizaje forzoso en medio del Amazonas debido a que la avioneta que piloteaba presentó problemas.

El hombre de 36 años tuvo que pasar 36 días en la selva hasta que lograron localizarlo.

De acuerdo con medios locales, luego de que el piloto aterrizará su avioneta en el Amazonas, logró salvar una mochila con un poco de comida y otros víveres.

Sena se quedo una semana cerca de la avioneta esperando a que lo localizaran, sin embargo, aunque veía a los equipos de búsqueda sobrevolar el área, estos no podían encontrarlo.

Una semana después del aterrizaje, la avioneta se incendió por lo que el hombre tomó la decisión de caminar en el Amazonas.

Comenzó a caminar varios kilómetros y recorrer el Amazonas, donde se encontró con varios animales, entre ellos serpientes y cocodrilos. Cuando los víveres se agotaron, el brasileño tuvo que alimentarse de algunos huevos de aves y frutos silvestres que encontraba a su paso.

Tras poco más de un mes, el piloto encontró a un grupo de recolectores de nueces que trabajaban cerca de donde él se encontraba. Por lo que avisaron a las autoridades del paradero del aviador, quien fue rescatado al siguiente día.

Fue rescatado por un helicóptero del Grupo Aéreo de Seguridad Pública de Pará, que lo llevó hasta la ciudad de Santarém en donde se reencontró con su familia, después fue llevado a un hospital en donde fue atendido por la deshidratación que presentaba y heridas leves.

Internacionales

Un “buzón” para dejar bebés en Bélgica recibe uno tras dos años vacío

Publicado

el

Foto: Internet

Un recién nacido fue encontrado este viernes en un buzón habilitado para abandonar bebés de forma anónima en Amberes (Bélgica), el primero desde 2019, informó el alcalde de la ciudad, Bart De Wever.

“Por ahora soy el guardián de este pequeño milagro. Mis hijas llamaron al bebé Finn. Al pequeño Finn no le faltará de nada”, dijo el dirigente en redes sociales, donde subió una fotografía suya con el recién nacido en brazos.

Este sistema de abandono fue ideado por la organización sin ánimo de lucro Moeders voor Moeders (Madres para Madres, en neerlandés) hace ya dos décadas. 

La asociación ha acogido desde el año 2000 a 19 bebés, cuando se introdujo el plan para que las madres pudieran dejar a su hijo de forma anónima.

La última vez que se dejó un bebé en este buzón fue hace dos años, después de que en 2018 se alcanzara  la cifra más alta de abandonos desde su creación, cuatro bebés.

A menos de que la madre se ponga en contacto con Moeders voor Moeders, la asociación no sabe de dónde procede ninguno de los bebés y se hace cargo de ellos hasta que, al cabo de unas semanas, inicia los trámites de adopción.

Las progenitoras pueden colocar una pieza de un puzzle junto al bebé para ser identificada más adelante si así lo desea. 

El alcalde recordó a la madre en su publicación de Facebook que “aun está a tiempo” de presentarse y regresar a por su hijo.

En septiembre de 2020 se autorizó abrir otro buzón en el distrito de Evere, en Bruselas.

Los buzones para abandonar bebés también están implantados en países como Alemania o Suiza, donde operan de manera similar. 

Continuar leyendo