Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Pide Boluarte que protestas en Lima sean en paz y calma

Publicado

el

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, pidió ayer a cientos de manifestantes de varias regiones que convergen en Lima para pedir su renuncia que expresen en paz y calma sus reclamos.

“Sabemos que quieren tomar Lima por todo lo que está saliendo en las redes el 18 y 19, yo los llamo a tomar Lima, sí, pero en paz, en calma. Los espero en la casa de gobierno para poder dialogar sobre las agendas sociales que tienen”, dijo Boluarte en una actividad oficial. Boluarte, sin embargo, considera que “la agenda política que plantean es inviable desde el Ejecutivo”.

La plataforma de demandas de los manifestantes es esencialmente política: renuncia de la presidenta, elecciones inmediatas y Asamblea Constituyente. Y el gobierno ya ha rechazado todas estas peticiones.

Los primeros en pisar Lima han sido un grupo de campesinos de la ciudad andina de Andahuaylas, quienes llegaron en camiones y autos, y se concentran en la Plaza Manco Cápac.

Desde Cusco, decenas de campesinos en buses y camiones partieron la noche del lunes hacia la capital.

Mientras que cientos de ciudadanos aymaras se movilizan en varios buses desde la ciudad de Ilave en la región de Puno, frontera con Bolivia.

La tarde del martes decenas de manifestantes de algunas regiones del país marcharon por las calles del Lima hasta llegar a la plaza San Martín, epicentro histórico de las protestas.

Los pobladores de Cajamarca tenían pancartas donde se leía “Insurgencia Nacional”. Algunos sostenían en mano látigos de ronderos. “Dina, por favor, renuncia para que este pueblo se calme porque el pueblo no se va a rendir”, expresó indignada Antonia Riveros, de 55 años, natural de Huancavelica.

Internacionales

El Salvador abre cárcel para pandilleros, la más grande de Latinoamérica

Publicado

el

 En El Salvador entró en funciones el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT), la cárcel más grande de Latinoamérica y construida para la reclusión de integrantes de pandillas, a los que las autoridades responsabilizan de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.

La nueva megacárcel donde serán recluidos 40 mil presuntos pandilleros es una “pieza fundamental” para ganar la guerra a la delincuencia en El Salvador, afirmó la noche del miércoles el presidente Nayib Bukele, tras recibir elogios y críticas al presentar la prisión.

La gigantesca prisión, en una aislada zona rural y dotada de mucha tecnología, es la “más grande de América”, según el gobierno salvadoreño. Fue construida en virtud del régimen de excepción con el cual Bukele combate a las violentas maras o pandillas, que antes controlaban la mayor parte del territorio salvadoreño.

El presidio “de máxima seguridad”, cuyo costo no ha sido revelado, fue construido en un predio de 166 hectáreas, 23 de las cuales alojan una decena de pabellones, explicó el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez

Cuenta con muros de concreto reforzado, celdas con barrotes de acero en las ventanas, cámaras de seguridad por doquier, escáner de cuerpo entero para quienes ingresen al lugar, siete torres de vigilancia y un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros, que será vigilado día y noche por 600 soldados y 250 policías.

Guardias armados con pistolas y fusiles de asalto estarán a cargo de la vigilancia de los reos. Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.

Bukele denunció que los gobiernos anteriores “tenían a los pandilleros (presos) con prostitutas, con (equipos de) PlayStation, con pantallas, con teléfonos celulares, con computadoras (…), premiando al delincuente”.

Los masivos arrestos, criticados por organizaciones de derechos humanos, se amparan en un régimen de excepción que permite detenciones sin orden judicial. Fue aprobado por el Congreso a instancias de Bukele en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo pasado.

En el marco del régimen de combate a pandillas, un sondeo de la firma CIG-Gallup reveló que 90% de los salvadoreños evalúa bien o muy bien la gestión de Bukele.

  • El penal será vigilado por guardias armados con pistolas y fusiles de asalto.
  • Equipos electrónicos bloquearán las señales de teléfonos celulares impidiendo la comunicación desde el penal.
  • El penal es cercado con un muro perimetral electrificado de 11 metros de altura y 2.1 kilómetros.
Continuar leyendo