Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Netflix y Disney amenazan con dejar de grabar en Georgia si endurece la ley del aborto

Publicado

el

Foto: Internet

Sera ratificada el 7 de mayo y se prevé que entre en vigor el 1 de enero la nueva ley del aborto en Georgia, es una de las más restrictivas de EEUU y prohíbe la interrupción del embarazo a partir del momento en que se detecte el latido del feto.

Primero fue Netflix y ahora le tocó el turno a Disney. Los dos gigantes del entretenimiento han amenazado con dejar de grabar sus multimillonarias producciones en el estado de Georgia si finalmente entra en vigor la nueva la ley estatal que endurece el aborto, tal como ha venido ocurriendo en otros territorios de Estados Unidos en las últimas semanas.

La nueva ley del aborto en Georgia, ratificada el 7 de mayo por el gobernador, Brian Kemp, es una de las más restrictivas del país y prohíbe la interrupción del embarazo a partir del momento en que se detecte el latido del feto, algo que ocurre en torno a la sexta semana de gestación cuando muchas mujeres todavía no saben que están esperando un hijo.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca hace dos años, ocho estados del país, desde Alabama o Arkansas hasta Misisipi y Ohio, han aprobado nuevas legislaciones locales para endurecer las leyes del aborto, que se convirtió en un derecho constitucional en el país desde 1973 tras el fallo conocido como ‘Roe contra Wade’.

Internacionales

Sacerdote viola a una niña por años hasta dejarla embarazada

Padres de la adolescente acudieron a la arquidiócesis y enviaron una carta al cardenal exponiéndole la situación, pero no obtuvieron ninguna respuesta.

Publicado

el

Foto: Internet

En Colombia, una mujer ha denunciado a un exsacerdote por abusar sexualmente de ella durante cinco años cuando todavía era una niña, hasta el punto que quedó embarazada.

El sacerdote de 30 años, inició los abusos en diciembre de 1999 cuando la mujer tenía 10 años y se extendieron hasta 2003, cuando la dejó embarazada.

“Cuando yo tenía 10 años tocó por primera vez mis partes íntimas y días después lo repitió en dos ocasiones”, declaró la víctima Paola ‘N’.

“Apareció en la casa de mi hermano, donde yo estaba. Me tapó la boca y me violó. Dijo que lo que estaba pasando no estaba mal porque era un designio de Dios y tenía que ocurrir porque él ‘era un enviado de Dios”, añadió.

“Días después me obligó a acompañarlo al Seminario Mayor de Bogotá. Estaba a punto de ordenarse. Dijo que yo era su sobrina. Me llevó a su habitación y volvió a violarme”.

Caracol Radio ha publicado una serie de reportajes sobre este caso, en los que la denunciante, de 30 años de edad e identificada como ‘Paola’, acusa a Nelson William Montes Lizarazo, de 50 años y exmiembro de la Arquidiócesis de Bogotá, de forzarla a mantener relaciones sexuales hace dos décadas.

Lo que sucedió es increíble y Paola lo cuenta: “Tuve a mi hijo a los 15 años y él registró al nene con su apellido. Pero siguió oficiando como cura como si nada hubiera pasado. Después de unos días dejó de aparecer y nunca respondió a mis llamados. En el 2007 ya no lo ví más”.

La mujer lo denunció en la Policía y el Arzobispado, pero no tuvo suerte.

En 2008 la mamá de la ahora mujer escribió una carta al cardenal contándole lo que sucedía pero no obtuvo respuesta. El caso fue cerrado porque “supuestamente había prescrito”.

Una “relación de amor”

El denunciado afirmó que nunca abusó sexualmente de Paola y que mantuvo una “relación consentida” tanto por la menor como por sus padres.

 “Siempre hubo una relación de amor con la menor, pero preferimos esperar a que cumpliera los 14 años para formalizarlo”, dijo Nelson Williams Montes Lizarazo, ex sacerdote de la diócesis de Bogotá, en Colombia.

Además, manifestó que esperó a que Paola cumpliera 14 años –en 2004– para pedirle la mano a su familia, porque según él, a partir de esa edad “se podía formalizar un hogar” pese a la gran diferencia de edad.

En 2010, Montes Lizarazo había recibido una carta de recomendación de la Arquidiócesis de Bogotá para ejercer su ministerio en Venezuela, donde permaneció hasta 2017 con el conocimiento y la autorización del actual cardenal y arzobispo de la capital colombiana, Rubén Salazar. Cuando en 2018 se dio a conocer públicamente el caso de Paola, el juez del Tribunal Eclesiástico de Bogotá y decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Sergio Arboleda, el padre Mauricio Uribe, contactó con la denunciante para presionarla e intimidarla para que no demandara a la arquidiócesis.

El sacerdote pederasta fue expulsado de la Iglesia católica solo en el 2018, pese a que la Arquidiócesis de Bogotá estuvo al tanto del caso desde 2008.

Continuar leyendo