Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Mujer deja a su pequeña en el auto para tener sexo con su jefe

Publicado

el

Foto: Internet

Luego de tres años se dio a conocer la historia de una menor de edad que murió a causa de un descuido de su madre.

La mujer era policía y dejó a su hija de 3 años encerrada en su patrulla por más de cuatro horas, para tener sexo con su jefe en su casa, en Indiana, Estados Unidos.

Los hechos ocurrieron en el 2016, cuando Cassie Hope de 29 años, ahora embarazada, dejo a la pequeña Cheyenne, encerrada en el auto para ir a hablar con su supervisor al final de su turno.

Admitió que dejo a la niña sola, amarrada a su sillita para bebés y el auto en marcha con el aire acondicionado encendido para combatir las altas temperaturas, pero la ventilación no sopló aire frio.

La Corte de Circuito del Condado de Harrison escuchó que la pequeña ya no respondía cuando su madre regresó a la patrulla y la menor había muerto de calor.

“No sé qué podría hacer para ti que resultara ser peor de lo que ya has experimentado”, le dijo el juez. “Siempre estarás sepultada en la prisión de tu propia mente”.

La mujer será sentenciada el próximo mes y la pena máxima sería de 20 años.

La corte informó que Cassie Hope y Clark Ladner fueron despedidos del cuerpo de policía después de la muerte de la niña, el pasado septiembre del 2016.

Mientras que el padre de la niña, Ryan Hyder, se encontraba devastado por la muerte de su hija.

“Cada vez que cierro los ojos, me imagino su sufrimiento y luego la imagino acostada en su ataúd”. Expresó.

El hombre presentó una demanda contra el Departamento de Policía de Long Beach y los Servicios de Protección Infantil de Mississippi por la muerte injusta de su hija.

Al enjuiciarla, el juez Bourgeois le dijo a la mujer embarazada: “Puedo apreciar que amaba a la niña, pero la dejó sola, en un automóvil mientras estaba en la casa con aire acondicionado a la vez de que tenía relaciones sexuales”, dijo.

“Cuando tienes un hijo y lo traes al mundo, también conlleva responsabilidad”, señalo.

Internacionales

Con un beso en el ojo contagian a bebé de herpes

Publicado

el

Foto: Internet

Un bebé de Gran Bretaña luchó por su vida luego de contraer el virus del herpes en su ojo, después de que alguien lo besara.

El recién nacido de cuatro semanas había asistido el año pasado a un bautizo junto a su madre Ashleigh White, y fue ahí cuando alguien le beso el ojo, infectándolo.

Cinco días después, la mujer de 21 años se percató de que el ojo derecho del pequeño Noah Tindle se había inflamado, lagrimeaba y a su alrededor le habían salido ampollas, por lo que consulto a un amigo sanitario para pedirle un consejo, quien le aseguró que probablemente solo era un conducto lagrimal bloqueado.

Días después la condición de Noah empeoró, pues le habían salido más ampollas alrededor del ojo.

Ashleigh opto por llevar al bebé al Hospital Barnsley para tener una segunda opinión, ahí fue diagnosticado con una infección del virus del herpes simple 1 (HSV-1), conocido como el “beso de la muerte”.

“Fuimos a un bautizo donde nuestros amigos lo abrazaban y lo besaban, podría haber sido cualquiera de ellos”, explicó la madre.

Noah pasó más de dos meses en el hospital recibiendo tratamiento para la infección. Si bien el virus del herpes es benigno para los adultos sanos, los bebés pueden sufrir complicaciones, incluyendo la muerte.

Noah recibió medicamentos antivirales intensos por vía intravenosa durante dos semanas, seguidos de medicamentos profilácticos durante otros seis meses. Sufrió una recaída en marzo y tuvo que recibir otra ronda de medicamentos intensos.

Por suerte el virus se detectó antes de que entrara en el torrente sanguíneo de Noah, pero a ello el bebé no podía abrir los ojos y estuvo en estado crítico durante varios días.

“Por favor, por favor, por favor, no besen a los recién nacidos”, concluyó Ashleigh.

El bebé que ya ha cumplido los nueve meses de edad, pasó 10 semanas recuperándose en el hospital y deberá seguir tomando medicamentación antiviral hasta 2020.

Continuar leyendo