Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Nacionales

Más de 30 mil adictos pidieron tratamiento en primer año de COVID-19: SS

Publicado

el

FOTO: Internet.

En el primer año de la pandemia, 30 mil 646 mexicanos demandaron tratamiento por consumo de drogas sintéticas en los centros de adicción del país, un incremento de 218 por ciento respecto a 2017, según datos de la Secretaría de Salud.

De acuerdo con el Informe sobre la Salud Mental y Consumo de Sustancias Psicoactivas en México 2021, entre 2017 y 2020 se observa que “la demanda de tratamiento por consumo de Estimulantes de Tipo Anfetamínico (ETA) incrementó en 218 por ciento”. Se trata de atención por consumo de anfetaminas, metanfetaminas, éxtasis y estimulantes de uso médico.

El documento elaborado por el Observatorio Mexicano de Salud Mental y Consumo de Sustancias Psicoactivas del gobierno federal y la Comisión Nacional Contra las Adicciones, señala que en este mismo lapso de tiempo los pacientes que buscaron ayuda por consumo de alcohol disminuyeron 32 por ciento y por mariguana 31 por ciento.

El informe indica que la demanda por entidad para el tratamiento de adicciones revela un consumo problemático de drogas sintéticas en Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Colima, Durango, Coahuila, Michoacán, Jalisco, Guanajuato, Nayarit y Querétaro.

Mientras que el uso problemático de alcohol estuvo más presente en Chihuahua, Zacatecas, Aguascalientes, Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo y el de mariguana en Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí y Campeche.

Gady Zabicky Sirot, comisionado Nacional contra las Adicciones, señala en ese documento que México vive “una transición epidemiológica que apunta hacia diferentes vertientes, el aumento de problemas de salud mental, el incremento del consumo experimental de sustancias en edades tempranas, especialmente entre mujeres, y la acentuación del consumo problemático de Estimulantes de Tipo de Anfetamínico”.

Este estudio es el segundo en su tipo para nuestro país y recoge los datos de la demanda de tratamiento en la Red Nacional de Atención a las Adicciones.

“Cualquier incremento en el consumo de cualquier droga implica un riesgo de salud, de violencia y de todos los efectos colaterales como violencia familiar”, dijo Javier Oliva, experto en temas de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Explicó que hay drogas que tienen que ver con consumos generacionales, por ejemplo, la mariguana se hizo popular en la década de 1960 y 1970, la cocaína en los 1980 y las que son derivadas del opio y del fentanilo sintético corresponden a las nuevas generaciones.

“Su fabricación es mucho más barata en el sentido que se pueden fabricar cientos de pastillas por día en un laboratorio pequeño y esto incrementa la disposición e incluso el precio de las dosis”.

El documento de la Secretaría de Salud informa que a pesar de que en la pandemia de Covid-19 el acceso a todas las drogas fue difícil, las de tipo sintéticas llegaron en mayor proporción a menores de edad, de entre 11 y 17 años.

Sobre el perfil de consumidores de sustancias psicoactivas se pudo identificar que el promedio de usuarios es de 25.4 años, 8.26 por ciento de los usuarios fueron menores de edad (11 a 17 años), en tanto que 91.74 por ciento fueron mayores de edad (18 a 72 años).

En siete de cada 10 casos de los que solicitaron atención se trató de personas solteras, 29 por ciento casadas o viviendo en unión libre

Nacionales

México, único país donde la migración permanente creció 40%: OCDE

Publicado

el

Foto: Internet

México fue el único integrante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el que se incrementó la migración recibida durante el año pasado. “El país tuvo más de 54 mil nuevos migrantes permanentes, una de las cifras más altas registradas, luego de un fuerte aumento en las admisiones humanitarias”, detalló el organismo.

El incremento de 40 por ciento en la migración permanente que recibió México, es el único entre las economías que integran la OCDE. Se da en el marco de los confinamientos por la pandemia de Covid-19 y múltiples cierres fronterizos. El dato contrasta con lo sucedido en los usuales destinos de migración como Estados Unidos, donde estos flujos cayeron 44 por ciento, y Alemania, donde lo hicieron 26 por ciento.

De acuerdo con un informe de la organización, en México hubo más admisiones humanitarias en 2020 que un año previo. En contraste, Estados Unidos y Canadá, dos países donde la mayor parte de las admisiones por motivos humanitarios provienen del extranjero a través del reasentamiento, vieron una reducción mucho más severa de este tipo de migración.

El año pasado, las autoridades estadounidenses recibieron más de 250 mil solicitudes de asilo, 17 por ciento menos que las 300 mil de 2019; mientras a México se enviaron 41 mil 200, a Grecia 37 mil 900 y a Reino Unido 36 mil.

México no sólo recibió más solicitudes de protección internacional y reasentamiento, sino que sus respuestas positivas a ellas aumentaron 129 por ciento anual, también la proporción más alta entre las economías de la OCDE, informó el organismo.

Esto, mientras los flujos migratorios legales de mexicanos a Estados Unidos, que representan casi el 90 por ciento de la inmigración total de mexicanos en la OCDE, disminuyeron por tercer año consecutivo y se situaron en 156 mil.

La crisis de Covid-19 provocó la caída más pronunciada registrada en los flujos migratorios hacia los países que integran la OCDE, de más del 30 por ciento. El año pasado, alrededor de 3.7 millones de personas migraron de sus países, es la cifra más baja desde 2003.

También el número de nuevas solicitudes de asilo hacia los países de la OCDE cayó 31 por ciento en 2020, es la baja más pronunciada desde el final de la crisis de los Balcanes a principios de la década de 1990.

Y, si bien, entre 2010 y 2019 los programas de reasentamiento han permitido que más de un millón de personas que requieren asilo sean trasladadas a un país de la OCDE, el impacto de la pandemia de Covid-19 ha derivado en apenas 34 mil 400 refugiados reasentados, dos tercios menos que en 2019, y el número más bajo del que se tiene registro.

Continuar leyendo