Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Entretenimiento

¿Los eclipses realmente afectan al embarazo?

La creencia de que los eclipses causan deformidades u otras afectaciones a los bebés cuando las embarazadas se exponen a ellos, se encuentra muy arraigada en todo México. 

Publicado

el

La creencia de que los eclipses causan deformidades u otras afectaciones a los bebés cuando las embarazadas se exponen a ellos, se encuentra muy arraigada en todo México.

Estas creencias provienen de edades ancestrales y son pasadas de generación en generación.

Los mitos más comunes:

Un eclipse puede traer al bebé una deformidad incorregible. Un eclipse de luna, se relaciona a nacer con problema físicos es decir nacer con alguna mancha, lunar o en caso extremo deformación; en las mujeres embarazadas se  produce en sus bebés labio leporino por esta razón a muchas mujeres se les aconseja traer faja roja o metal en su cuerpo, como cucharas o tenedores para impedir que el sol o la luna muerda a su bebé. Esta creencia popular aún sigue siendo vigente en México.

Sin embargo, la ciencia no ha encontrado evidencia de que los eclipses sean causantes de tales deformidades o de otros problemas durante el embarazo. 

Al respecto, el Instituto Mexicano del Seguro Social aclara que durante un eclipse, las mujeres embarazadas pueden realizar sus actividades con normalidad. La Universidad Nacional Autónoma de México, a través del Instituto de Astronomía recalcó que no hay pruebas de que los eclipses causen daños a los bebés.

Continuar leyendo
Publicidad Automotriz Tabasco

Entretenimiento

Cocinar genera más contaminación que autos

Publicado

el

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Boulder, Colorado; fue revelado que cocinar o hacer las labores del hogar genera más contaminantes que los carros y los camiones ya que se desprenden más componentes químicos que contaminan el aire, presentes en artículos como el champú, perfumes y detergentes.

El estudio consistió en tener bajo observación el aire dentro de viviendas de 111 metros cuadrados en la Universidad de Texas, en Austin durante un mes, dónde se reprodujeron actividades cotidianas como cocinar una cena familiar.

Las investigaciones realizadas estuvieron enfocadas en “actividades hogareñas básicas”, descubriendo que estas pueden llegar a “cambiar la química de la casa”, afectando la calidad del aire.

Continuar leyendo