Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Nacionales

Liberan orden de aprehensión en contra de exgorbenador de Puebla

Publicado

el

Foto: Internet

Un tribunal federal libró orden de aprehensión en contra de Mario Plutarco Marín Torres, exgobernador de Puebla; Hugo Adolfo Karam Beltrán, exjefe de la policía estatal; Juan Sánchez Moreno, exdirector del desaparecido grupo de Mandamientos Judiciales y el empresario José Kamel Nacif Borge por el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho.

Fuentes del gobierno federal confirmaron que el pasado 11 de abril, la magistrada María Elena Suárez Préstamo, titular del Primer Tribunal Unitario del estado de Quintana Roo, revocó un acuerdo del juez Segundo de Distrito del estado en la que negó librar la la orden de aprehensión en contra de los exfuncionarios y el empresario y tío del exgobernador quintanarroense, Roberto Borge.

En consecuencia, ordenó al ministerio público federal iniciar la búsqueda y detención de los inculpados y al juez de Distrito que realice todos los trámites correspondientes para cumplir la resolución y que resuelva sobre la suspensión de los desechos políticos de los inculpados.

La periodista Lydia Cacho ya fue notificada de la resolución del Tribunal Unitario.

Los buscados están relacionados en la causa penal número 26/2018 acusados por el delito de tortura en contra de Lydia Cacho quien fue detenida en el año 2005 cuando publicó el libro Los Demonios del Edén, en el que denunció la existencia de una red de pederastia encabezada por Jean Succar Kuri en la que estaba involucrado Nacif Borge.

Ese año, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, la periodista fue detenida y trasladada a Puebla donde elementos de la policía local la golpearon y abusaron sexualmente de ella.

Un año después, fueron difundidas las grabaciones de las llamadas telefónicas entre Nacif Borge y el ex gobernador Marín Torres en las que refirieron la colusión para detener a Cacho.

Nacionales

Mató a su hijo porque “los demonios” se lo “ordenaron”

Publicado

el

Tisha Sanchez, una residente de Irving, Texas, fue arrestada tras encontrar el cuerpo de su hijo muerto el pasado fin de semana, cuando una llamada alertó sobre el asesinato del menor, de ocho años, quien era hijo de la mujer.

El Departamento de Policía de Irving investiga las circunstancias que señalan a la madre, de 30 años, como sospechosa del asesinato.

La llamada de alerta indica que la hermana de la sospechosa, identificada como Maria, llamó para notificar el incidente al creer que la mujer había matado al menor, su sobrino de ocho años, asfixiándolo con una almohada.

El incidente ocurrió la mañana de este domingo en la cuadra 2600 de Peach Tree Lane en donde los agentes llegaron tras recibir una llamada de la hermana de la sospechosa reportando que había alguien inconsciente.

Después, recibieron otra llamada de la misma persona que les dijo que su sobrino ya había muerto. Al llegar los agentes, comprobaron que se trataba de un menor.

El menor fue encontrado en una cama de una casa rodante detrás de una residencia, según indica el documento legal. Un oficial llegó a la escena y localizó al niño sin vida.

“Maria dijo que fue a la casa rodante para buscar al niño debido a los comentarios de su hermana y encontró al menor inconsciente en la cama y llamó al 911.”, se lee el documento legal.

La confesión de la inculpada refiere que cometió el hecho tras debido a que “demonios se lo habían ordenado”, aunque no se especificó si la mujer de 30 años, ya estaba diagnosticada con algún trastorno mental como esquizofrenia, enfermedad comúnmente asociada a “escuchar voces”.

Sanchez se encuentra en la cárcel de Irving con una fianza de dos millones de dólares y bajo cargos de asesinato.

Según registros oficiales, Sanchez previamente había enfrentado cargos por presuntamente resistir un arresto y agresión a un servidor público. Esos cargos provienen de un incidente en noviembre pasado cuando la policía fue llamada a una tienda de ropa cerca de la carretera estatal 183 sobre una madre que arrastraba a su hijo por la tienda, dijo la policía.

Los oficiales decidieron que ella necesitaba ayuda mental y la llevaron al Hospital Parkland Memorial en Dallas, dijo la policía. No estaba claro cuánto tiempo pasó en el hospital antes de ser dada de alta.

Continuar leyendo