Síguenos en las redes
La Internacional Villahermosa

Internacionales

Fue al doctor por una infección en el ojo; le encuentran 4 abejas

Publicado

el

Foto: Internet

En China, una mujer de 29 años, de nombre He, acudió a un hospital en Taiwán, esto tras sentir un dolor intenso y una gran inflamación en su ojo, cuando los médicos la revisaron encontraron en su interior una activa colmena de cuatro pequeñas abejas sudoríparas, conocidas como halíctidos.

La paciencia pensaba que se trataba de una simple infección, pero no, al parecer los insectos habían estado viviendo de sus lágrimas.

De acuerdo con información de medios locales, horas antes de buscar ayuda, mientras arrancaba hierba de la tumba de un ser querido, sintió que algo se incrustó en el párpado inferior de su globo ocular izquierdo.

Pensando que se trataba de arena o tierra, se limpió el ojo con agua, sin embargo, la molestia continuó y se convirtió en un dolor punzante que sólo fue aliviado cuando los médicos del Hospital de la Universidad de Fooyin retiraron de su conducto lagrimal las abejas.

La Dra. Hong Chi Ting del Hospital Universario de Fooyin, confesó que quedó sorprendida cuando sacó uno a uno los cuatros insectos de cuatro milímetros y luego ver que seguían vivos.

“Vi algo que parecía patas de insecto, así que las saqué con un microscopio lentamente, y de una en una sin dañar sus cuerpos”, dijo el Dr. Hong Chi-Ting, jefe del departamento de oftalmología del hospital.

Los doctores estimaron además que la vista de la paciente y las vidas de los insectos fueron salvadas gracias a que la mujer decidió no frotarse los ojos.

“Ella estaba usando lentes de contacto por lo que no se atrevió a frotarse los ojos en caso de que se rompiera la lente. Si lo hubiese hecho, podría haber inducido a las abejas a producir veneno … podría haberse quedado ciega “, dijo Hong a la BBC.

Las abejas sudoripadas, normalmente miden entre 4 y 9 milímetros de tamaño, se encuentran en todo el mundo. No suelen ser agresivas. Pican solo si se tocan.

Internacionales

‘Felix’ el gato sobrevive a un ciclo de 35 minutos en la lavadora

La cuenta del hospital ha ascendido a más de 7 mil dólares.

Publicado

el

Foto: Internet

Stefani Carroll-Kirchoff, residente del municipio de Maplewood en Nueva Jersey, Estados Unidos, se encontraba lavando ropa cuando se percató de que su gato estaba dentro de la lavadora.

‘Felix’, el gato de un año sobrevivió un ciclo completo de lavado rápido de 35 minutos, que incluía enjuague y centrifugado.

La mujer al escuchar un ‘miau’ y ver una patita moviéndose entre la ropa encontró al felino enrollado en una toallas, casi moribundo, quien apenas respiraba.

Inmediatamente ‘Felix’ fue llevado al veterinario donde le conectaron oxígeno y le practicaron terapia intravenosa. Asimismo le detectaron líquido en los pulmones y neumonía, también sufrió una conmoción cerebral y perdió la vista debido a las propiedades químicas del jabón.

La estancia en una cámara de oxígeno costó cerca de mil dólares diarios, comentó Carroll a FoxNews, y, aunque la familia solicitó un préstamo bancario para costear las facturas,  no tenían los 3 mil dólares en efectivo solicitados por el veterinario el día del suceso, así que la hija decidió lanzar una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe dada la gravedad de la situación. 

En cinco días ha logrado recaudar más de 15 mil dólares. Hasta ahora las facturas médicas han ascendido a más de 7 mil dólares.

La hija de Stefani señaló que el dinero sobrante, en el caso de que el tratamiento de Félix requiera sumas menores, se dará a una organización benéfica para ayudar animales.

Por fortuna, el minino está mejorando poco a poco, va recuperando la vista y ya empezó a comer. El pronóstico es positivo.

Según los veterinarios, Felix tendrá que permanecer en la cámara de oxígeno al menos hasta este sábado.

Carroll-Kirchoff había configurado la máquina para lavado rápido, con agua tibia y un enjuague frío, para ahorrar un poco de tiempo y usar menos agua con 10 prendas de ropa en el interior, cosa que pudo haber salvado la vida del felino.

“Nos sentimos tan, tan afortunados. Es el gato milagro”, expresa Carroll.

Continuar leyendo